EL PESO DE LA REPUTACIÓN

Estándar

En LA SEMANA VITIVINÍCOLA de 4/12/2010 se explica que en una encuesta de la consultora I DON’T LIKE IT, recogida por la publicación especializada HARPER’R WINE AND SPIRITS señala que el 78% de los bebedores habituales de vino basa la elección del vino que compra en las clasificaciones recibidas de los prescriptores de su país. Otro dato a tener en cuenta es que el 36% manifestó que aspectos como el respeto al medio ambiente del vino y de la empresa que lo produce también fue un factor en su decisión final. Como un país retrógrado no tiene buena reputación, nos comprará solo 22% de la población, los que no tienen en cuenta lo que dicen los prescriptores si no que buscan vinos baratos. Es fácil imaginar que algo parecido pasa en los demás países importadores.

Me gustaría saber si los vinicultores que procuran hacer vinos lo más parecidos posible a los franceses ignoran que desde hace muchos años esa idea ya la han tenido muchos vinicultores de todo el mundo y es difícil vender un “yo también”. Vender vinos con personalidad es más difícil de entrada pero te permite tener la esperanza de repetir el pedido sin necesidad de ir bajando el precio. No suelen verse anuncios ofertando productos diciendo que son iguales o parecidos a otros que ya están en el mercado. Normalmente los fabricantes de todos los productos se esfuerzan en demostrar que su producto es diferente. Un cocinero de Valencia no procurará convencerte que su paella se parece al arroz a la cubana o a la milanesa. Un pastelero de Mallorca no procurará convencerte que su ensaimada se parece a un Panettone italiano. ¿Pues por que los vinicultores españoles se esfuerzan en hacer vinos parecidos a los franceses?

Es evidente que el vino español no ha alcanzado, ni en el mercado interno ni en el extranjero, la posición que se merece, a pesar de que hay vinos originales de gran calidad a un precio más que razonable. Creo que ha sido perjudicial que la mayoría de las noticias sobre la evolución de las ventas en el mercado interno y la exportación se hayan venido publicando con mucho optimismo enfocando solo el lado positivo (volumen en lugar de valor, por ejemplo) y achacando todo lo negativo a la crisis económica. Esto da la impresión a los vinicultores de que no hace falta cambiar nada ya que no se puede vender más de lo que se está vendiendo. Algunas veces me da la sensación de que la mayoría de las personas piensan que solo yo veo la situación menos positiva y que solo yo critico el uso de variedades extranjeras en lugar de las autóctonas. El lector habrá visto que los expertos nacionales y extranjeros dicen cosas incluso más negativas que las que hace años vengo diciendo.

Diciendo a los vinicultores que lo están haciendo muy bien no se logrará que intenten mejorar, la critica puede ser más constructina.

Creo que demostré que se podía recuperar el tiempo perdido, colocando un vino normalmente utilizado tan solo en ocasiones especiales, como líder de todos los vinos españoles y líder de los vinos espumosos en todo el mundo. ¿Por que no se hace lo mismo con los vinos?

excelentepenetracion

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s