EL VINO ESPAÑOL PUDO SER EL PRIMERO

Estándar

POR FALTA DE I+D PERDIMOS UNA GRAN OPORTUNIDAD

España fue el primer país del mundo que tuvo viña, nada menos que hace 31.000 años, y eso parecía indicar que estaba destinado a ser pionera en la industria vinícola, pero no fue así. Ahora algunos españoles saben que I+D significa Investigación y Desarrollo, pero los de hace 31.000 años no tenían ni idea de lo importante que es investigar y, evidentemente, no investigaron la uva ni desarrollaron esa investigación. Es una lástima en ya que en lugar de ser el primer país en disfrutar de esa magnífica bebida y hacer negocio con ella, es solo un productor entre muchos. ¿En que estarían pensando los españoles de entonces? Porque el hablar de futbol y torear no les debía tener ocupados todo el día, no les había llegado el Nespresso, los italianos todavía no exportaban Lambrusco ni los alemanes sus zumos de fruta y beber solo agua debía ser muy monótono.

Es una lastima que hasta que los fenicios vinieron a enseñarles a producir vino nadie hubiese pisado un racimo de uvas, aún que fuese sin querer, y el zumo no hubiese fermentado. ¿No tuvieron paciencia para esperar que fermentase? Los españoles buscamos siempre resultados inmediatos y eso de esperar… El vino no solo hubiese servido para consumo interno si no que lo podían exportar a Francia, que solo tuvo viña bastante mas tarde, e inclusivamente a los países musulmanes, que solo prohibieron su consumo diez años después de la muerte de Mahoma y lo utilizaban hasta como medicina.

Lo que la primera viña del mundo era española consta en el libro “LE VIN, 50 SIÈCLES DE PASSION – Collection Université du Vin et Office International de la Vigne et du Vin”. El libro dice: “ESPAÑA año -29.000. Los habitantes de las grutas paleolíticas del Levante español (Cueva de los Mallaetes y cueva de las Calaveres) cosechan las uvas, que forman parte, sistemáticamente, de su alimentación.”

En la misma página de este libro hablan de Noé y se preguntan donde encontró la cepa que plantó cuando terminó el diluvio universal. Yo creo que puede ser que la esposa de Caín, de la cual se ha hablado muy poco, fuese de Alicante y se llevase alguna cepa como regalo de boda. Porque no creo que Noé hubiese tenido tiempo de pasar por España, con su barco que no tenía motor, antes de que esta hubiese quedado inundada.

Noé, que vivió 950 años entre -2978 y -2028, si que sabía lo que es I+D e investigó la uva hasta sacarle el valioso secreto que lleva dentro. Tuvo más paciencia que los españoles, primero esperando años para que la cepa produjese sus primeros racimos de uva y después que el zumo de estas fermentase. Gracias a que esto se publicó en la Biblia se generó mucho interés en todo el mundo por una bebida muy divertida y que ayuda a vivir muchos años. Noé vendió su know-how a emprendedores de varios países. Fue el primer flying wine maker. Los fenicios, que dominaban el marketing, supieron también sacar partido de esa nueva bebida y empezaron a exportar vino producido en Afganistán, Armenia y Georgia por todo el Mediterráneo, incluyendo España.

Los fenicios lograron convencer a los españoles a beber vino, quizás gracias a que era un invento extranjero. Siempre hemos preferido lo que viene de fuera. Cuando los fenicios se enteraron que había viña en España no tardaron en montar bodegas aquí, cuando si no hubiese sido por culpa del I+D habrían sido los españoles los que hubiesen hecho el negocio. A los franceses no solo les vendieron vino como también las cepas, que queda claro de donde venían, ya que Syrah debe ser un nombre talibán.

Es curioso que me haya enterado de que la primera viña fue española gracias a que un abogado de Rioja me lo explicó y hasta me regaló el libro. ¿No sería lógico que España hubiese tenido más curiosidad en averiguar el origen de las cepas, tan importantes para nosotros? Si el primer país en tener viña hubiese sido Francia o Italia, seguro que estarían presumiendo de ello, pero España ni lo menciona, cuando ser el primero es importante, tal como se puede ver en el libro “LAS 22 LEYES INMUTABLES DEL MARKETING” de Al Ries y Jack Trout. En este libro explican lo importante que es ser el primero, pero que si no puedes serlo en una categoría, la solución es crear una nueva categoría y ser el primero en la nueva. Francia no fue el primer país en tener viña ni el primero en producir vino pero ha conseguido crear una nueva categoría, la de los vinos originales con prestigio, y ser el primero en esta. Todo el mundo la imita, España incluida. No hay duda que ellos son maestros de marketing ya que sus vinos, gracias a que son originales, los venden a un precio de líder. Los italianos también han sabido crear otra categoría no tan elitista, que les ha servido para alcanzar el primer lugar en volumen sin perjudicar la imagen de sus vinos. España, en cambio, tardó mucho en decidirse a exportar, tal como veremos más adelante, creó la categoría “Buen vino baratito a granel” ya que la mitad de nuestra exportación es a granel a muy bajo precio, pero otros países como Australia, Argentino y Chile no tardaron en pasarnos delante en volumen y precio. En lugar de estar en primer nivel no estamos ni en el tercero.

Esto ha sido criticado, por ejemplo en 2006 por Rusell Mildon, Director de Mercados Agrícolas de la Comisión Europea ante un auditorio de 400 asociados de la organización agraria COAG. Este Sr. dijo: “España vende su vino a un precio más bajo que el de sus competidores a pesar de que su calidad es superior”

España está desprestigiando la imagen de su propio vino…

¿Ni los organismos oficiales que deberían procurar que el vino se consumiese más en España y se exportase también más, no solo en volumen si no también en valor, ni los vinicultores están enterados de la citada crítica ni de todo lo negativo que ha ido apareciendo en la prensa sobre el vino español? Creo que es evidente que hasta que no se pueda decir que todo lo que se ha criticado ya ha sido corregido, la imagen del vino español no será buena y no nos podremos sorprender de que consuma poco vino en España y se exporte poco y a bajo precio.

Con relación a nuestra exportación, las noticias se dan, en España, siempre de manera positiva, por lo menos lo son los títulos con los que se publican. Normalmente este dice que la exportación crece y solo quien tiene tiempo y paciencia para leer hasta el final del informe se entera que esto es debido, en gran parte, a la exportación a granel y a los bajos precios. Y no se suele publicar la comparación de nuestros volúmenes y precios de exportación con los de Italia. La hipocresía llega al extremo de que cuando se habla de la exportación del Cava, por ejemplo, se hace la comparación con el volumen de la exportación del Champagne, callando la diferencia que hay en el precio, que invalida cualquier comparación.

Recuerdo que fui ponente en una Cumbre de la Exportación organizada por el ICEX, pero de esto hace ya muchos años y si se ha hecho alguna reunión similar, normalmente se invita a los que se sabe que irán diciendo que todo va bien. En una reunión del Instituto del Cava me vetaron la entrada alegando que no me había inscrito con la debida anticipación y que ya sabían lo que diría. Es evidente que si hubiesen tenido argumentos para rebatir los míos me habrían dejado participar, pero no los tenían. Yo estorbaba ya que se trataba de adoptar una decisión que representaba retroceder 136 años, autorizando el chardonnay, una D-I (Des-Innovación) y era previsible que yo argumentase en contra. Sin mi participación se aprobó con toda facilidad, quedando claro que la mayoría no tenía la más pequeña noción de marketing. Desarrollaré este tema en el capítulo CAVA.

Hay personas que atribuyen la culpa de la situación actual exclusivamente a la crisis financiera y el control de alcoholemia. O lo hacen para huir de su responsabilidad sabiendo que no es verdad o no saben estudiar el problema del vino español con la necesaria seriedad y profundidad. Esto perjudica seriamente al vinicultor, al viticultor y a la imagen de la vinicultura española en general.

Si se hacen comparaciones lógicas se verifica que vamos mal encaminados. Italia sufre también crisis económica y controles de alcoholemia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s