MERCADO INTERNO

Estándar

El interés por el vino, ese producto de invención extranjera, fue creciendo en España y según explicó un catedrático de la Universidad de Barcelona durante un Foro Internacional del Vino en Logroño. A principios del siglo XX los trabajadores del campo se bebían tres litros al día cada uno. También el Magazine de La Vanguardia de 19/12/2010 dice que se cuenta que los monjes de la abadía de Santa María de Retuerta, en Sardón de Duero, bebían cuatro litros diarios del rosado de baja graduación que elaboraban, para hacer más llevadera la vida terrenal. Pero esté interés ha decaído, quizás porque se trabaja con menos esfuerzo, los monjes ven la vida terrenal más llevadera y porque la juventud española prefiere vinos importados como el Lambrusco, probablemente porque es un vino original, no es una imitación de un vino francés como muchos de los vinos españoles… Algunos dirán que es por el precio del Lambrusco, pero hay vinos españoles más baratos.

Este desinterés por parte de la juventud lo confirma un estudio realizado por Nielsen para el Observatorio Español del Mercado del Vino: En Estados Unidos un 67% de los jóvenes encuestados (con edades de hasta 34 años) reconocieron tener un fuerte interés en el vino y un 48% lo consideró un elemento importante dentro de su estilo de vida. En España solo el 8% de los jóvenes entre 18 y 35 años reconocía beber vino regularmente y el 34% dijo que no lo bebía nunca. Parte de los encuestados además, mostraban un cierto rechazo hacia el vino al considerarlo una bebida para adultos y más difícil de entender y apreciar que otras bebidas alcohólicas.

Quizás algunos jóvenes sienten la necesidad de rechazar todo lo que hacen sus padres, y si ellos beben vino los hijos beberán todo menos vino, incluso preferirán el agua. En Gran Bretaña los papás solían beber cerveza y muchos hijos beben ahora vino mientras que en España los papás bebemos vino y los jóvenes no mucho. Convendría demostrarles que no solo las personas anticuadas prefieren el vino. Pero hay algunas personas mal intencionadas o mal informadas que publican que el vino es más perjudicial que el cigarrillo, cuando los excesos de los fines de semana nada tienen que ver con el invento de Noé. Basta ver las fotos que se publican para verificar que no hay una sola botella de vino en los bacanales de hoy en día. Pero si hay botellas de Ron y España es el mayor consumidor del mundo de esta bebida.

El principal competidor del vino, en España, es pues el Ron. Cuando oigo decir que el culpable de la caída de venta del vino español es la crisis económica y los controles de alcoholemia dudo entre si los que lo dicen saben que es mentira y no les conviene decir la verdad o es que nadie ha estudiado el tema a fondo. El Ron no es más barato que el vino ni menos alcohólico.

En Europa, ahora solo Noruega consume menos vino que España. Es una lástima ya que para el bien de la salud de los españoles convendría elevar un poco el consumo del vino. Conste que soy partidario de beberlo con moderación, pero si de beberlo, ya que no solo es agradable, ayuda la digestión, como sirve para prolongar la juventud gracias al resveratrol y los flavonoides que contiene. Ya vimos que Noé vivió 950 años.

En la revista británica Heart publicaron el año pasado un estudio del médico español Dr. Larraitz Arriola en el que llegó a la conclusión que bebiendo hasta 11 unidades, equivalentes a una botella de vino tinto al día, se reduce un 50% el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón. Cuando yo participaba en las reuniones de “Lien de la vigne”, organización creada por Moet & Chandon, también se financiaban estudios médicos que habían legado a la misma conclusión. Aumentar, pues, el consumo del vino sería positivo para los consumidores y para el país.

España tiene el inconveniente de que tarda en tomar decisiones o las toma precipitadamente y esto lo ha hecho la vinicultura española tomando decisiones que no satisfacen al consumidor. Ya vemos, pues, que no en todos los países con tradición vinícola los vinicultores se han dejado ganar por los fabricantes de cerveza y licores como los de España, y se siguen consumiendo cantidades razonables de vino, a pesar de la crisis y los controles de alcoholemia, que ellos también sufren. Afortunadamente esto nos permite exportar a granel a esos países ya que su producción no es suficiente para sus necesidades, incluyendo su exportación. Exportar a granel es lo nuestro, la mitad de lo que exportamos se hacen de vino sin embotellar. Todos sabemos que gran parte del aceite español se exportaba a Italia a granel y ellos lo reexportaban como suyo. Seguramente pasa lo mismo con el vino. Quizás parte del Lambrusco que se vende en España está hecho con nuestro vino, que debe resultar más barato que producirlo en Italia.

¿Qué se ha hecho en España para que el consumo de vino haya caído tanto?

En primer lugar, algunas de las Denominaciones de Origen fingieron que adoptaban el sistema francés del Institut National des Appellations d’Origine (INAO). Pretendían engañar al consumidor, pero si tenemos en cuenta el bajo nivel de venta de las que engañan, es evidente que solo consiguen engañar a los muy despistados. Según el Presidente del INAO las Denominaciones de Origen deben cumplir cuatro preceptos:

-Tienen que ser únicos, imposible de replicar en otro sitio y esto tiene que ser debido a la combinación de:

-Clima y suelo

-Una o más variedades de uva

-Técnicas locales de viticultura y vinificación.

El consumidor ingenuo piensa que todas las DO de los vinos españolas son tan fiables como las francesas o, incluso, como las españolas de otros productos. No me consta, por ejemplo, que una imitación española de un queso francés pueda utilizar una DO de queso español. En cambio, muchas de las Denominaciones de Origen de vinos españolas no garantizan que los vinos sean originales, admiten también imitaciones de vinos de otras regiones y de otros países. Los consumidores se sienten engañados ya que por poco que sepan de vinos, difícilmente se tragan que un vino hecho con variedades francesas es típico, no solo de una, si no de varias Denominaciones de Origen españolas.

Ya en noviembre 1991 en la revista americana State Ways, James W. Dood criticaba la “Cocacolización” de los vinos. En esto del vino, en lugar de mirar a la Meca se mira a Francia y como todo el mundo mira en la misma dirección, los vinos se van pareciendo los unos a los otros, se cocacolizan.

Xavier Domingo en 8/7/1985 escribió en CAMBIO 16 un artículo con el título: “Nuestro vino en Europa” donde decía: “Aunque nadie se ha encargado aún de explicar oficialmente, a la plebe vitivinícola y a la afición, de lo que va a ser de nuestros vinos en la CEE, parece que solo lo tiene claro el Jerez y tal vez también el Rioja. El acuerdo firmado por España es muy desfavorable para los gráneles y los vinos baratos e impone al viñedo español una reconversión brutal hacia la calidad. Casi ninguna de nuestras denominaciones de origen es aceptable para los criterios estrictos de la CEE, salvo Jerez y tal vez Rioja. Salvo nuevas y duras renegociaciones, denominación de origen por denominación de origen, todas las demás tendrán que descalificarse en tanto que tales, en cuyo caso, la mejor solución es acogerse a las denominaciones inferiores de “vin de pays” como dicen los franceses o “vino típico” que es lo que han adoptado los italianos”

Sin duda los negociadores eran personas extremamente hábiles ya que consiguieron que los de la CEE aceptasen Denominaciones de Origen españolas que no garantizan la originalidad de sus vinos, y permiten la utilización de variedades no apropiadas para nuestras Regiones Térmicas.

A raíz de esta habilidad, creo que en pocos países hay tanta diversidad de vinos, y no solo la hay partiendo de las autóctonas, como también utilizando las foráneas, que normalmente sirven para hacer vinos iguales o parecidos a los que ya hay, de sobras, en todo el mundo, pero también mezclándolas con las autóctonas, para producir vinos travestidos, o sea, vinos españoles disfrazados de extranjeros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s